El lugar donde se cultiva este sueño

Aunque don Guillermo Hernández no es oriundo de San Bernardo del Viento, el cultivo de cocos Bio.co lo ha llevado a ser muy cercano al pueblo. El terreno fue sembrado mucho antes de que él llegara pero los cinco años que lleva supervisándolo han hecho que lo conozca a la perfección. En sus ojos se nota su amor por el campo y por la tranquilidad que le brinda la vida en él. Sus manos fuertes denotan la ardua labor que realiza cada día y la experiencia de los años que dejan ver sus canas en el cabello y bigote.

 

Su paciencia y sabiduría han sido clave para la recolección de coco. Él realiza el proceso de recolección cinco o tres veces a la semana visitando cada palma y llevando los cocos que encuentra para pelarlos con la tijera, una herramienta que sirve para abrir la gruesa y dura corteza exterior del coco. “A veces hasta ocho días para recoger. Digamos mire, ahorita tenía una semana y mire lo que recogí, muy poquito (100 cocos apróximadamente) y antes se recogían hasta 300 o 400”.

 

Guillermo, un hombre que inspira ternura y respeto, conoce cada palma que se encuentra en las 56 hectáreas que ocupa el terreno del cual solo se ha sembrado en una. Realiza la limpieza, quitando las hojas secas y recogiendo las que han caído. Cuando el “toro” aparece, el único insecto que ataca a las palmas de coco, se encarga de combatirlo con creolina y evitar que dañe la joven planta: “Se le echa por el hueco para que salga y ahí lo espera uno y ¡Chaz! Le da con el machete”. Dice esto con una voz enérgica mientras ríe y hace la mímica de cómo usa su herramienta la cual no ha soltado durante todo el recorrido por la finca, solo para pelar los cocos. Las palmas maduras no se ven afectadas por este plagas, así que los primeros años de cuidado son críticos al ser más susceptibles a este tipo de ataques.

 

Es claro que don Guillermo es un colaborador clave para el cultivo de los cocos de Bio.co, él sabrá en qué momento será el indicado para sembrar más palmas en buen tiempo. Mientras tanto sigue trabajando dedicamente para mantener las tierras en el mejor estado posible, en la finca donde vive con su sonriente esposa y con sus hijos rodeado por ganado bovino, hermosas palmas, cerdos, cabras y pollos en compañía de un calor que no sofoca, solo hace los días más agradables.  

  • Icono social Instagram

©2019 Creado por Connect your Brand